jueves, 16 de febrero de 2017

Cinco cosas a revisar en el coche antes de salir de viaje



Llega el primer puente del año, con la celebración del Día de Andalucía, y es una buena oportunidad para coger el coche y hacer alguna escapadita a cualquiera de los cientos de sitios atractivos que tiene la geografía española.

Pero para ello hay que preguntarse si tenemos el coche en condiciones para emprender un viaje con garantías suficientes para evitar en lo máximo posible alguna contingencia en el vehículo.

Es por ello que te damos cinco consejos de lo que tienes que revisar antes de salir.


  1.  Los neumáticos. Hay que comprobar la presión, en función del tamaño del vehículo y el peso    que va llevar entre viajeros y equipaje. También verificar su estado, que las llantas estén en    condiciones y que la banda de rodadura supere el mínimo legal (1,6 mm).
  2.  Los amortiguadores. Un peligro real si no cumplen las mínimas condiciones de seguridad. Cabe recordar que la vida útil de los amortiguadores está en torno, como mucho, a los 80.000 kilómetros.
  3.  Los frenos. Comprobar el líquido es fundamental, además de tener las zapatas o los discos de freno en buen estado.
  4.  El aceite y el refrigerante anticongelante. En invierno también es muy importante que el refrigerante no falte en el vehículo, pero eso sí, anticongelante. Y también que el nivel de aceite sea el correcto. Si hubiera que añadir lubricante, hay que hacerlo con el coche aparcado en llano, no en una rampa, y con el motor frío. También es aconsejable mirar el filtro de aceite.
  5. Las luces. Es importante asegurarse que no está fundida ninguna bombilla, tanto de los faros como de los intermitentes, frenos e, incluso, la luz de la matrícula. También es esencial que la alineación de los faros sea la correcta. 


Ni qué decir tiene que, aparte de esta revisión específica antes de partir, es obvio pensar que el resto estará en condiciones, como por ejemplo la batería, llevar el depósito lleno y el móvil siempre cargado por lo que pueda ocurrir.

lunes, 13 de febrero de 2017

Consejos para conducir con lluvia










En este tiempo cambiante es frecuente encontrarnos como conductores ante una lluvia que nos dificulte la conducción. Según las estadísticas, es el fenómeno que más accidentes provoca. No vamos a engañarte, vivimos de vender repuestos de coches, pero preferimos que no tengas problemas al conducir y que puedas seguir viniendo a vernos. Desde Motocoche queremos darte una serie de consejos para mejorar la seguridad cuando nos enfrentamos a conducir con lluvia:

Corre menos, sepárate más.

Ir más despacio te ayudará a poder detener el coche de manera más rápida ya que en mojado la capacidad de frenada del coche disminuye. Además, si guardas más espacio con el coche de delante conseguirás evitar el efecto spray, es decir, esa lluvia sucia que proviene de las ruedas del coche de delante y que te impide ver con claridad.

Tranquilo, conduce tranquilo

En general, conducir suavemente y tranquilo es más seguro. Más aún si se trata de conducir con lluvia cuando hay menos visibilidad y menos control. Así que déjate de carreras y de ir como un ‘Fitipaldi’. Tranqui, tronco.

Enciende las luces, que no se van a fundir

Es sencillo, verás mejor y te verán mejor. Si la lluvia es intensa incluso puedes encender la luz antiniebla trasera. Y tranquilo, la luz de tu vehículo tiene muchas horas de vida, no se van a fundir. Y si fuese así, mejor eso que tener un accidente.
Especial atención

Hay dos aspectos a los que tienes que prestar especial atención. Por una parte, el famoso aquaplaning. Si pasas muy rápido por un charco puedes tener un accidente. Debes reducir la velocidad, pero sin frenar. También debes tener cuidado al pasar por la pintura blanca de la calzada ya que puedes perder adherencia. Cuidado al pasar por pasos de peatones o al pisar una isleta. Puedes pasarte de frenada, amigo.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Desguace Motocoche, entra y sonríe.... ¡Es navidad!

Esta Navidad abrimos nuestras puertas y queremos compartir con vosotros un vídeo hecho por nuestro equipo de manera simpática y divertida de nuestro día a día.

Esperamos que os guste tanto como a nosotros.

Gracias a tod@s y Feliz Navidad !!


jueves, 25 de febrero de 2016

Averías frecuentes del turbo y cómo identificarlas en tu coche.

El turbocompresor es el periférico del motor que mayores averías sufre y de las más costosas.


Prácticamente el 90% de los vehículos que salen al mercado incluyen turbocompresor para el motor; este sistema de sobrealimentación permite dar altas prestaciones en lo que a potencia se refiere, sin disparar consumo y controlando los niveles de contaminación.
Si pensamos en el funcionamiento del turbo de nuestro automóvil, llegando a superar las doscientas mil revoluciones por minuto en el giro y expuesto a temperaturas que pueden rondar los mil grados centígrados, se vuelve más comprensible entender que quede expuesto a sufrir averías que requieran que sea reemplazado, así como el coste del mismo.

El precio de un turbo para el coche nuevo puede oscilar entre los 800€ y 1.400€, mientras que, desde nuestra sección de recambios, también podrás acceder a turbos reconstruidos por un coste de entre 300€ y 600€ e incluso de segunda mano por un valor aún más bajo, que dependiendo del modelo irá en un baremo de 150€ a 400€.

turbo averiado motocoche desguace


¿Por qué motivos puede averiarse el turbo del coche?

La mayoría de los problemas que sufre el turbocompresor vienen dados por fallos de lubricación: exceso, defecto o mala calidad del aceite; o exceso de carbonilla que obstruye el turbo limitando su funcionamiento.
Vamos a repasar cuáles son las principales averías que llevan a la rotura del turbo del coche por orden de probabilidad de padecerlas, para poder prevenirlas a tiempo:
  • Desgaste del “carrete del turbo”: debido a la velocidad y temperatura a la que se somete el eje gira sobre unos casquillos especiales que le permiten flotar sobre el aceite a presión, ya que un rodamiento no soportaría esa fuerza de trabajo. Aun así, estos casquillos pueden ir perdiendo hermeticidad, son el talón de Aquiles de nuestro turbocompresor, ya que causan fugas de aceite que se filtrará en el sistema de admisión disparando el consumo de aceite y generando humo azul de escapa.
  • Holgura del eje: Cuando el eje se desequilibra a causa de desgastes por el roce, puede quebrar los extremos de las palas de la turbina y esos trozos podrían llegar a los cilindros causando averías aún mayores. Podemos detectar esta avería si escuchamos ruidos anormales en nuestro turbo.
  • Geometría variable agarrotada: el turbo del motor puede perder el control de la presión de soplado a causa de un exceso de carbonilla, especialmente si el vehículo es diésel ya que genera más hollín. Generalmente esto encenderá la luz de fallo motor del cuadro de mandos y provocará un descenso de la potencia.
  • Fallo de la válvula de descarga: Si se perfora la membrana del pulmón neumático que acciona el control de presión del turbo, la válvula podrá abrirse, haciendo que la presión de soplado sea irregular y se active el modo de emergencia, disminuyendo las prestaciones del turbo.
  • Fugas de presión: los manguitos y abrazaderas del turbo pueden llegar a aflojarse o agrietarse a causa de los constantes cambios de presión y el contacto con el lubricante haciendo descender la potencia y generando “silbidos” más graves que de costumbre al acelerar.


Además de estas causas, el factor humano y el modo de ejercer la conducción tienen mucho que decir sobre el estado y la vida útil del turbo de nuestro automóvil, de modo que, la mayoría de estas averías pueden prevenirse con un mantenimiento adecuado del turbo

miércoles, 20 de mayo de 2015

¿En que se convierte un vehículo cuando llega a un desguace?

Los datos obtenidos por Sigrauto respecto al reciclaje de vehículos durante el año pasado fueron muy favorables. De los 700.000 automóviles dados de baja a lo largo de 2014, apenas un 12% de sus residuos acabaron en el vertedero, lo que significa que un 88% de sus componentes pudieron ser reciclados  para la obtención de nuevos elementos a los que pueda darse uso.
En la siguiente infografía podemos ver en qué se pueden convertir las distintas partes de nuestro vehículo una vez descontaminado y desguazado en el Centro Autorizado de Tratamiento donde se encomendó su destrucción.

La infografía permite, de un solo vistazo, tener una idea general, divertida y gráfica del proceso que comentamos a continuación:


En primer lugar, serán extraídos los elementos tóxicos y los residuos peligrosos, que deben ir destinados a centros específicos así como las piezas que se encuentren en buen estado, que una vez revisada, limpias y clasificadas, se pondrán a la venta como recambios usados a un precio bastante reducido desde los mismos desguaces a los que se destinó el automóvil, como es el caso de motores, culatas, cajas de cambio… que suponen hasta un 10% del peso total del vehículo.
¿En qué se va transformando cada elemento de nuestro vehículo?
  • De las lunas y faros se extrae el vidrio para convertirse en cristal de una calidad inferior como el que podemos encontrar en las botellas o el destinado a la fabricación de distintas fibras de vidrio.
  • Los elementos metálicos serán achatarrados y destinados  la industria siderúrgica para el reciclado del mismo, puesto que la mayoría de los metales tienen un alto porcentaje de recuperación.
  • Los bloques elásticos y las gomas serán tratados para reutilizarse en la construcción de viviendas para ser convertidos en aislantes de ruidos.
  • La base lubricante de los líquidos del vehículo servirán como base de aceites  así como para la producción de carburantes industriales.
  • El plomo que se obtiene del  reciclado de baterías sirve para volver a hacer nuevas baterías.
Casi un 30% de nuevos automóvil están compuestos por elementos neumáticos con un alto aprovechamiento como mobiliario urbano, como parques infantiles, medianas de la carretera, césped artificial, lechos de frenado o canchas deportivas, según con los elementos que sean combinados.  Aunque tampoco es raro encontrarlo en la suela de nuestro calzado. Todo un mundo nuevo para estos elementos, aunque en un 12% de los casos, las ruedas pueden ser simplemente recauchutadas para seguir siendo elementos útiles.

Como ves, de un vehículo se aprovecha casi todo, lo que supone una gran ventaja para el medioambiente, ya que la labor de los Centros Autorizados de Tratamiento evita la explotación de materias primas permitiendo la reutilización de numerosos componentes del automóvil, desguace Motocoche es el primer centro autorizado en Granada.

Fuente: Ro-Des y Sigrauto